un mensaje positivo – no precarizar al amor esperando

Posted by

Page de copas, un mensaje positivo como embarazo, nacimiento o una invitación a un matrimonio, bautizo y es conocido como el mensajero del amor. Su arquetipo lo personifican un hijo, admirador, novio, sobrino, amigo sincero y leal o un joven artista que se dedica a la música, artes plásticas o teatro.

Page of Cups

Las copas. Este palo del tarot simboliza nuestra forma de vivir el amor. … Sugieren que solemos confundir amor con simbiosis, y por eso advierte en no precarizar al amor esperando que sea sólo un camino de rescate de nuestras heridas.

Cómo construir relaciones plenas. Uno de los principales motores del ser humano es el amor. Vivimos en grandes sociedades, y desde que nacemos, tejemos una red de afectos personales con aquellos que nos rodean. Necesitamos hablar, tocar, sonreír, colaborar y expresar nuestro amor. Estamos programados biológicamente para conectar con otros y para expresar esta necesidad básica de compartir con los demás. A través de la Puerta del Amor vamos a hablar de todos los afectos. No vamos a tratar tanto del amor visto como un concepto altruista, sino desde la necesidad primaria de sentirnos incluidos y valorados dentro de un grupo. Exploraremos el concepto de pertenencia, entendido como formar parte de una comunidad, de un contexto más grande que uno mismo. Una de las necesidades más poderosas del ser humano es la urgencia de pertenecer a tu propio clan, de sentirte aceptado, valioso y digno de ser amado en tu grupo.

Sólo mediante la empatía y la compasión podemos entender realmente a otro ser humano. Las experiencias más dolorosas se viven cuando nos sentimos desconectados o irrelevantes, cuando sentimos que de alguna forma no merecemos esa conexión. El aislamiento, la inseguridad y el miedo serán los obstáculos naturales para integrar la Puerta del Amor. Por eso, es importante comprender que el amor comienza por uno mismo, ya que no puedes dar nada que no tengas previamente. Igual que una jarra, que sólo puede servir agua si está llena, para poder dar afecto, tienes que cultivarlo, y la única forma en la que puede crecer el amor, es que lo alimentes dentro de ti. Cuanto más te ames, te aceptes, y más te permitas crecer en plenitud; más amarás, aceptarás, y más ayudarás a otros a crecer hacia su plenitud. (Pg.1590)

Esperando a mi alma gemela. El caso de Irene.

Irene tenía 34 años y un pequeño historial de asuntos amorosos desalentadores. Le preocupaba por qué nunca habían cuajado ninguna de sus relaciones  “¿Qué es lo que hago mal?” me preguntó. Su relación más estable había durado 5 años, pero no estaba segura si de verdad había estado enamorada. “Era un poco como dejarme llevar por la rutina.” En su lectura, su forma de entender el amor se identificaba con la Luna invertida y el Colgado invertido, lo que ya nos avisaba de su tendencia a idealizar el amor, y a sacrificar sus propias necesidades y deseos, para anteponer los de su pareja. Sin embargo, Irene tenía muy claro cómo debía ser su hombre perfecto: cómo vestiría, lo guapo que sería y cómo la trataría. “Yo no pienso rebajar el listón. Debe ser un hombre elegante, seguro, que me trate como a una reina, que se siente al volante y que haga planes para sorprenderme. Esas cosas tienen que salir de él mismo, claro, porque si tienes que decírselo tú, es que no hay conexión.” Cuando profundizamos más, se hizo evidente que esas afirmaciones no nacían de una seguridad de preferencias, si no de su idea del amor romántico. Había tantos preceptos en su cabeza de “cómo debía ser” su alma gemela, que no la permitían conocer de verdad a las personas con las que se cruzaba. Era bastante probable que en realidad, no se hubiera enamorado de sus ex parejas, sino más bien de la idea que ella misma tenía sobre el amor.

Sus expectativas inconscientes exigían que su pareja fuera perfecta, pero de la misma manera, la parte insegura de Irene intentaba convencerla de que ella misma no era suficiente. Que no era suficientemente seductora, segura, delgada, interesante, guapa.  Y que más le valía aparentar ser algo distante “para que él no pierda el interés”, decían sus temores de Emperatriz invertida. Intentar mantener todos esos aspectos bajo control, le provocaba un gasto de energía inmenso y la agotaba, nos avisó la Fuerza invertida. La Estrella invertida indicaba que tampoco se permitía mostrarse tal como era, ni que pudieran conocerla de verdad. (Pg,1613)

La Llave de la Luna.

La Luna

Este es probablemente el arquetipo más complejo del tarot, porque dentro de sí manifiesta aspectos cíclicos y también antagónicos, igual que la luna (luna llena con la máxima luz y luna nueva con la máxima oscuridad). Se conecta con la parte inconsciente, intuitiva, sensible, imaginativa y empática.

La Luna nos habla del mundo interno, de nuestros sueños y fantasías, y aquello que podemos mostrar a otros mediante la creatividad. Representa la capacidad de fluir y adaptarse, y relacionarse con los demás siendo un espejo, mimetizándose de alguna forma con lo que le rodea.

Este arcano nos enseña que aquellas emociones que la tradición entiende como negativas, forman parte de nosotros y tienen una función primordial de conectarnos a los demás, de ponernos en su lugar y sentir compasión. También se relaciona con la melancolía y el duelo, y en general todo aquello que necesitamos sanar mediante las emociones y asumiendo nuestra propia fragilidad. (Pg.1627)

La Luna y el caso de Irene

Cuando Irene empezó a entender lo que quería decirle la carta de la Luna, fue como abrir la caja de Pandora. Decidió apoyarse en la psicoterapia, y empezó a indagar en sus emociones, en la concepción que tenía de sí misma, y averiguó qué tipo de patrones había adquirido durante la infancia. “Fue un proceso difícil, que duró más de un año… creo que de vez en cuando aún tengo que revisar ciertos aspectos que van apareciendo. Me sirvió para darme cuenta que estaba buscando a alguien que no existía, pero también, que me obligaba a mí misma a ponerme en circunstancias que en el fondo no me hacían feliz. En vez de centrarme en tener citas y descartar gente, me centré en mí, en entender qué me pasaba, porqué sentía que siempre elegía mal. Lloré, rabié, me enfadé con mis padres, pensé que era la persona más desgraciada del mundo. Después entendí que mis padres habían hecho lo que habían podido, y nos reconciliamos. Un día, después de muchos meses y trabajo, en un ejercicio escribí que a pesar de todas mis porquerías me merecía encontrar a alguien a quien querer y que me quisiera, porque tenía mucho que ofrecerle de corazón. Y cuando se lo leí a mi terapeuta, supe que era verdad. Así fue como me di cuenta que había hecho las paces conmigo misma.” (Pg.1803)

La Llave de la Luna.

Este es probablemente el arquetipo más complejo del tarot, porque dentro de sí manifiesta aspectos cíclicos y también antagónicos, igual que la luna (luna llena con la máxima luz y luna nueva con la máxima oscuridad). Se conecta con la parte inconsciente, intuitiva, sensible, imaginativa y empática.

La Luna nos habla del mundo interno, de nuestros sueños y fantasías, y aquello que podemos mostrar a otros mediante la creatividad. Representa la capacidad de fluir y adaptarse, y relacionarse con los demás siendo un espejo, mimetizándose de alguna forma con lo que le rodea.

Este arcano nos enseña que aquellas emociones que la tradición entiende como negativas, forman parte de nosotros y tienen una función primordial de conectarnos a los demás, de ponernos en su lugar y sentir compasión. También se relaciona con la melancolía y el duelo, y en general todo aquello que necesitamos sanar mediante las emociones y asumiendo nuestra propia fragilidad. (Pg.1627)

La Llave del Sol.

El Sol

El Sol es el arquetipo de la felicidad y la alegría. Representa la comunidad y cómo se puede mejorar mediante la colaboración. Es el arquetipo con la mentalidad más positiva, y siempre enfoca cualquier asunto desde una perspectiva optimista. El Sol no se preocupa por las cosas, se ocupa de ellas.

Una de las partes más interesantes de este arcano es que el origen de su felicidad no es que le vayan bien las cosas. El Sol es feliz porque ha decidido serlo. Cada mañana entrena su mejor sonrisa y su energía desbordante, e intenta contagiarlas a su alrededor.

Es una voluntad beneficiosa, que fluye acorde a la vida, que se deleita con las pequeñas cosas y  disfruta rodeándose de la gente que quiere. Es la determinación de la alegría, la felicidad conquistada paso a paso.

¿Cuál es tu clan? ¿Dónde puedes ser tú mismo sin tener que ocultarte, dónde puedes compartir lo que realmente te apasiona? ¿En qué entorno te permites brillar? (Pg.1817)

La clave es reconocer que eres suficiente tal y como eres. Soy valiosa, soy digna de ser amada, soy merecedora, incluso si tengo una cualidad que prefiero cambiar. Me merezco intentar mejorar esta cualidad. Que lo consiga o no lo consiga, no cambia el hecho de que merezco la pena. Lo mejoro porque lo decido, no porque sea una necesidad inapelable. (Pg.1837)

Precisamente esa es la decisión del Sol: voy a sacar lo mejor de cualquier persona, de mí misma y de cualquier situación.(Pg.1860)

WE&P by: EZorrilla.

“Inteligencia Emocional a través del Tarot: Las 7 Puertas (Spanish Edition)” by Diana Sánchez-Regas

Leave a Reply